viernes, 26 de febrero de 2016

LA FALSA NOTA LEGAL SOBRE LA PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS EN FACEBOOK. (ASEGURARTE.COM.AR)

Como sucede año tras año, se viralizan falsas noticias (HOAX) de distintos temas, pero siempre suelen ser efectivos aquellos relacionados con Facebook o Whatsapp. En esta oportunidad, se ha difundido de forma viral un supuesto texto legal que pretende proteger a los usuarios contra el “robo” de información en Facebook.
“Dejo establecido que debido al hecho de que Facebook ha optado por incluir software que le permitirá el robo de información personal: hoy, 20 de Febrero de 2016, en respuesta a las nuevas directrices de Facebook, de conformidad con los artículos L.111, 112 y 113 del código de la propiedad intelectual, declaro que mis derechos están conectados a todos mis datos personales dibujos, pinturas, fotografías, textos, música, etc... publicado en mi perfil.
Para uso comercial de lo expuesto anteriormente se requiere en todo momento mi consentimiento. Aquellos que leen este texto pueden hacer un copy/ paste en su muro de Facebook. Esto les permitirá colocarse bajo la protección del derecho de autor.
Por esta declaración, le digo a Facebook que queda estrictamente prohibido divulgar, copiar, distribuir, transmitir o tomar cualquier otra acción contra mí en base a este perfil y o su contenido. Las acciones antes mencionadas se aplicarán también a los empleados, estudiantes, agentes y/o cualquier otro personal bajo la dirección de Facebook.
El contenido de mi perfil contiene información privada. La violación de mi intimidad es castigada por la ley (UCC 1-308 1-308 1-103 y el estatuto de Roma).
Facebook ahora es una entidad de capital abierto. Todos los miembros están invitados a enviar un aviso de este tipo, o si lo prefieren, pueden copiar y pegar esta versión.
Nota: Si no has publicado esta declaración al menos una vez, tácitamente permites el uso de elementos tales como tus fotos, así como la información contenida en la actualización del perfil.”
Los derechos, ya sean de propiedad intelectual o relacionados a tu privacidad, son regulados por la Declaración de Derechos y Responsabilidades de Facebook (https://www.facebook.com/legal/terms), acuerdo de adhesión que aceptas por tener una cuenta de Facebook y que de ninguna manera podría ser modificado por una declaración del usuario realizada en su muro. Es decir que si somos usuarios de Facebook, es porque lo hemos aceptado, y por lo tanto desde el comienzo de la relación, todos los aspectos relativos a la privacidad, protección de datos personales, propiedad intelectual de los contenidos y otros aspectos, son regulados por dichas cláusulas.
De hecho, expresamente a través del art. 19 (Otros) inc. 5, el usuario acepta que: “Cualquier enmienda a esta Declaración o exención de esta deberá hacerse por escrito y estar firmada por nosotros.” Confirmando nuevamente que una publicación por parte de un usuario de una manifestación unilateral (posteando dicha leyenda en su muro) posterior a la celebración de un contrato para la utilización de un servicio, no tiene ningún tipo de validez.
Por otro lado, es importante aclarar que los fundamentos legales citados no tienen ningún tipo de relación con lo que se pretende lograr, toda vez que son artículo del Código Comercial Unificado de los EEUU, de forma que dicha normativa es aplicable solamente para aspectos comerciales
Más allá de eso, intentaremos razonar jurídicamente si fuera realmente posible aplicar la leyenda, y que básicamente se resume a que el usuario desea prohibir el uso de los datos personales a Facebook. ¿Podría un usuario de Facebook revocar su consentimiento para el tratamiento de sus datos personales?
De acuerdo a la legislación Argentina (Ley Nº 25.326 – art. 5), “el tratamiento de datos personales es ilícito cuando el titular no hubiere prestado su consentimiento libre, expreso e informado, el que deberá constar por escrito, o por otro medio que permita se le equipare, de acuerdo a las circunstancias.” ¿Podría alegar un usuario de Facebook que no sabía que tipo de tratamiento se le iba a dar a sus datos personales? Probablemente NO, precisamente por lo que antes señalamos: al ingresar como usuarios a Facebook, declaramos haber leído (cosa que realmente deberían hacer todos los usuarios) y aceptado las condiciones del Servicio, incluídas las políticas de privacidad y demás documentación aplicable.
No obstante, no debemos olvidarnos que en las propias DDR de Facebook, más precisamente en el art. 15 inc. 1, aceptamos la aplicación de la jurisdicción del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito del Norte de California o en un tribunal estatal del condado de San Mateo. Esta cláusula es aplicable para todo el mundo (literalmente) excepto para Alemania, quien a través de sus diferentes “peleas” con Facebook por la privacidad, logró que a través del art. 16 inc. 3 se incluyera excepciones para los usuarios de Alemania, entre los cuáles existen un reemplazo del art. 16 inc. 5, afirmando que sus contratos si se les aplica la legislación alemana. Para todo el resto de nosotros (incluídos los argentinos por supuesto), de acuerdo a este art. 16 inc. 1, estamos dando nuestro consentimiento para que tus datos personales se transfieran y se procesen en los Estados Unidos.
Por otro lado, es interesante analizar si más allá del aspecto legal, dicha leyenda realmente podría aplicarse al servicio. El propio funcionamiento de una red social (cualquiera sea) es basado sobre el hecho de compartir contenidos entre usuarios, interactuando con ellos, y donde gran parte de esos contenidos, contienen una amplia gama de datos personales. En consecuencia, si un usuario realmente quisiera revocar el consentimiento para el tratamiento de sus datos personales, básicamente debería cerrar su cuenta, dado que de otra manera el Servicio en sí de la red social se haría de realización imposible. Este aspecto tiene una estrecha relación con el funcionamiento de la cesión de derechos de uso sobre los contenidos que el usuario transmite a la plataforma, y sobre las características particulares de esa licencia. Sin embargo, ello será motivo de otro post diferente, para no extendernos más en el presente.
Para finalizar, me tomaré la licencia de realizar una apreciación personal sobre el fenómeno analizado y su relación con la privacidad. Considero que por un lado, existe una gran población de usuarios de las redes sociales (Facebook y otras) que desconocen realmente las “reglas de juego” para participar de alguna red social, donde es la información del usuario la moneda de cambio por la utilización del servicio.
Desde otra perspectiva, es interesante observar el comportamiento de los usuarios en relación a la protección de su privacidad. Creo que existe una especie de intención de reclamo externalizado a través de este tipo de leyendas, que son utilizadas más bien como “banderas”, donde el usuario se siente identificado con todo o parte del texto, y quiere creer que copiando y pegando un texto en su muro, mejorará su situación sobre la privacidad de sus datos.
La privacidad en sí, es un concepto personal y mutable, que se va construyendo y forjando con el tiempo. La decisión de mantener una cierta actitud de resguardo sobre la privacidad, debe ser construido día a día, primero decidiendo y auto respetando el ámbito de privacidad que deseo tener, y luego, si exigiendo que otros terceros respeten esa línea que personalmente he demarcado. ¿Cómo? Se construye dedicando 30 minutos a comprender cuáles son las condiciones del servicio. Si realmente comprendo y decido aceptar, entonces debería dedicar 10 minutos a repasar la configuración de privacidad. Y día a día se deberá reservar algunos de reflexión antes de comentar en un muro, antes de subir las fotos donde se vea la familia, la patente del auto y la dirección de la casa, antes de etiquetar a otra persona, antes de postear donde vamos a ir este verano de vacaciones, segundos de reflexión antes de... compartir algún contenido que afecte en algo esas ganas de tener un poco más de privacidad.
Autor: Abog. Marcelo Temperini (Abogado, especializado en Derecho Informático. Socio Fundador de AsegurarTe, Consultora en Seguridad de la Información, Doctorando de CONICET dedicado a la investigación de Delitos Informáticos y Cibercrimen en el Centro de Investigación de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional del Litoral. )
Fuente: https://www.facebook.com/notes/asegurarte-consultora-en-seguridad-de-la-informaci%C3%B3n/la-falsa-nota-legal-sobre-la-protecci%C3%B3n-de-los-derechos-en-facebook/1115012398543615

DAÑOS DE LA "PORNO-VENGANZA" (CLARIN.COM)

Son privadas las fotos o videos registrados con consentimiento de ambos en una relación íntima? ¿A quiénes pertenecen? ¿Se debe pedir consentimiento para su distribución? ¿Existe normativa al respecto? ¿Afecta el honor y la privacidad de las personas si se comparten? 
Estas preguntas surgen en relación a qué ocurre con las imágenes que pudieran haberse tomado durante una relación de pareja en ámbitos íntimos y las consecuencias ante un corte de la relación. 
La utilización de las mismas como una nueva modalidad de extorsión, escrache o venganza multimedial se conoce como “porno venganza”. Y es la difusión de las mismas por parte de uno de los integrantes de la pareja para perjudicar, avergonzar o simplemente como despecho ante la desvinculación conflictiva. Esta acción no se encuentra descripta en el código penal, por lo tanto no le puede corresponder una pena.
Nuestra hipótesis es que la carencia de normativas para este tipo de ofensas no obedece sólo a la novedad que comporta el ciberespacio sino al carácter inasible del bien dañado. En efecto, la venganza consiste en someter al ex partenaire a la condición de objeto. “Miren de lo que me apropié y ahora ya no me importa”, podría ser el resumen de semejante exabrupto. No en vano, Lacan hablaba de odioenamoramiento para describir la compleja trama por la cual lo más anhelado es capaz de producirnos el mayor dolor. 

¿Qué pasa con la persona damnificada? ¿Cuál es el bien objeto de la ofensa?
Desde el estricto punto de vista jurídico, las acciones que pudieran afectar la dignidad de las personas están contempladas en el nuevo código civil y comercial. El artículo 52 dice que la persona humana lesionada en su intimidad personal o familiar, honra o reputación, imagen o identidad, o que de cualquier modo resulte menoscabada en su dignidad personal, puede reclamar la prevención y reparación de los daños sufridos. Así también y en este sentido se establece en el artículo 53 respecto al derecho sobre las imágenes que para captar o reproducir la imagen o la voz de una persona, de cualquier modo que se haga, es necesario su consentimiento. 
Este consentimiento no se presume, es de interpretación restrictiva, y libremente revocable.
Distinto es el caso si lo analizamos desde el punto de vista de propiedad sobre la imagen y la necesidad de su consentimiento para realizar una distribución de la misma, circunstancia que podría afectar su honor. Para este caso correspondería un daño y perjuicio de tipo civil que podría traducirse en una compensación monetaria. 
Hoy, cuando un smartphone se mete debajo de una cama, los conceptos de intimidad están variando de manera vertiginosa. En nuestra opinión, no es tan importante la imagen como el deseo de dejar al semejante sin palabras, exiliada de toda dignidad. 
Raúl Martínez Fazzalari es abogado. Sergio Zabalza es psicoanalista


Autores: Raúl Martínez Fazzalari y Sergio Zabalza
Fecha: 23/2/2016
Fuente: http://www.clarin.com/opinion/redes_sociales-intimidad-relaciones_de_pareja-derecho_a_la_privacidad_0_1528047211.html

CLAVES PARA ENTENDER QUÉ ES LA "PORNO-VENGANZA" (ROSARIO3.COM)

Para el abogado Raúl Martínez Fazzalari si dos o más adultos se filman en situaciones íntimas y luego trasciende ese registro, no hay delito penal pero sí se trata de una afrenta civil. El letrado dialogó este jueves con A diario (Radio 2)
Tras la aparición de la fotos, Marina Calabró dijo que las imágenes estaban en un celular
La reciente difusión de las fotos íntimas de Marina Calabró reavivó el debate en torno a la publicidad de grabaciones y fotografías sin acuerdo de las partes.

La reciente difusión de las fotos íntimas de Marina Calabró reavivó el debate en torno a las grabaciones y fotografías de y entre adultos que, si bien estaban pensadas para ser disfrutadas entre las partes, terminan circulando por mails, via aplicaciones o publicadas en la web.
Ese acto, que el abogado Raúl Martínez Fazzalari y el psicoanalista Sergio Zabalza definen en un artículo publicado esta semana en Clarín como "porno-venganza", despertó el interés del equipo de A diario (Radio 2), que entrevistó este jueves al letrado.
“Lo primero que tenemos que preguntarnos es qué derecho se afecta y qué situación nueva se presenta para la Justicia?, explicó Raúl Martínez Fazzalari en el diálogo telefónico.
En tal sentido, el abogado señaló que “no hay jurisprudencia por el momento”.
Sin embargo, pese al vacío, Martínez Fazzari destacó que “ha habido un aumento de casos importante”.
El entrevistado estableció diferencias según los casos e hizo hincapié en que la "porno-venganza" involucra a “personas adultas que se filmaron con consentimiento, voluntariamente y que luego, una de las dos partes, publica (ese contenido).
“Lo que veo es un daño y perjuicio a la intimidad y el uso de la imagen privada. Y requiere un resarcimiento civil”, respondió Martínez Fazzari al ser consultado sobre si se tata de casos que puedan ser denunciados en la Justicia penal
Es distinto a si hay un tercero, un hacker que interviene en una computadora ajena”, abundó, al tiempo que reveló que este tipo situaciones afecta por igual a hombres y mujeres.
Ahora bien, en el caso de verse una persona envuelta en una situación así, qué debe hacer.
“En primer lugar, recopilar la información (copias de pantallas, certificar la existencia de publicación) y luego presentarse a la Justicia para conocer cómo fue que llegaron a la web. En el caso de ser publicado el contenido en la redes sociales, como Facebook, se puede pedir la baja del mismo”, dijo Martínez Fazzari.
Fecha: 25/2/2016

martes, 16 de febrero de 2016

DOCTRINA: "PRUEBA DIGITAL: EL VALOR PROBATORIO DE LOS CORREOS ELECTRÓNICOS Y CHATS PARA SER UTILIZADOS EN UN PROCESO JUDICIAL" - AUTOR: ING.PABLO RODRIGUEZ ROMEO (EDITORIALJURIS.COM)

I. INTRODUCCIÓN: IMPACTO DEL MUNDO TECNOLÓGICO EN NUESTRA VIDA Y EN LAS RELACIONES COTIDIANAS

Las nuevas formas que ha ido tomando la interacción de las personas a partir de la revolución tecnológica y de los medios sociales de internet ha impactado directamente en la vida de todos nosotros, incluso en el ámbito judicial. A quienes colaboramos con los profesionales del derecho, brindando las herramientas que se han de observar en una medida judicial, nos han obligado -voluntaria e involuntariamente- a responder a estas nuevas necesidades aplicando procedimientos y técnicas de trabajo basadas en las buenas prácticas que rigen nuestra labor como peritos informáticos.
Esta realidad nos llama a readaptarnos constantemente a nuevos modos de relacionamiento y de uso de la tecnología y las redes sociales. Esto repercute directamente en las formas que va tomando el delito, el cual queda muchas veces expuesto a lagunas legales con una jurisprudencia que avanza mucho más lentamente que aquel.
En este sentido, nos preguntamos cómo preservamos los correos electrónicos y chats para ser utilizados como prueba digital, y cómo los profesionales del derecho pueden colaborar con nuestra tarea de peritos informáticos para asegurar su validez probatoria en un proceso judicial.

II. ¿QUÉ ES UNA PRUEBA DIGITAL?

En esta línea de análisis, es importante recordar entonces qué es una prueba y a qué llamamos «dato digital», ya que de la conjunción de ambos conceptos podemos entender lo que damos en llamar «prueba digital».
En este camino, una «prueba» es todo hecho supuestamente verdadero que debe servir de motivo de credibilidad sobre la existencia o no de otro hecho. Es sabido que el art. 356 del Código Procesal Penal establece los criterios de admisión y rechazo de la prueba.
Por su parte, consideramos a los «datos digitales» como aquellos que pueden ser guardados en un soporte magnético o electrónico, del cual es imposible conocer su interior.Para obtener los datos almacenados en este soporte digital, se debe hacer uso de un «software».
Podemos definir entonces que los datos digitales solo pueden ser visualizados por la ayuda de un «software». Para esto, es necesaria la «informática forense», la ciencia que procura descubrir e interpretar la información en los medios informáticos para establecer los hechos y para formular las hipótesis relacionadas con el caso.
Mucha de la información que los equipos almacenan es accesible, pero mucha otra no. La dificultad reside en que los equipos guardan parte de los datos de forma tal que no pueden ser recolectados o usados como prueba. Si se utilizan medios comunes de recolección, se deben usar herramientas y metodologías no tradicionales. De allí surge el estudio e investigación de la informática forense como una nueva rama de la informática: aplicando procedimientos estrictos y rigurosos ayuda a evidenciar la prueba.
En este sentido, uno de los temas más importantes en la informática forense es mantener la cadena de custodia, ya que este tipo de información es fácilmente alterable, borrable, sin dejar rastros.
De todos modos, actualmente no existe un protocolo que les indique o brinde una guía a los profesionales en la materia; por lo cual, nos debemos apoyar en las mejores prácticas internacionales y en el sentido común para la recolección y análisis de la prueba digital.

III. CORREO ELECTRÓNICO Y CHATS: CÓMO ASEGURAR SU VALIDEZ PROBATORIA

Forma parte de nuestra historia más reciente el conocido fallo de la Corte que consideró que revisar conversaciones ajenas en redes sociales, celulares o correos electrónicos constituía un delito, así que sentó precedente para que, luego, sea el fuero penal federal el encargado de investigar este tipo de denuncias.
Debemos recordar que la demanda surgió a partir de una presentación que realizó una mujer contra su exmarido por espiar sus chats privados sin su permiso.A raíz de esto, los magistrados consideraron que ingresar a una cuenta de Facebook ajena es equiparable a acceder a comunicaciones electrónicas, entendidas estas como correos privados intercambiados por el servicio.
Tal como lo detalla el dictamen del Procurador Fiscal que atendió la sentencia (dictada el 24 de junio de 2014), las cuentas de correo electrónico y de la red social Facebook constituyen una «comunicación electrónica» o «dato informático de acceso restringido», sobre la base de lo que exponen los arts. 153 y 153 bis del Código Penal, según la Ley 26.388 , cuyo acceso solo es posible a través de un medio que -por sus propias características- se encuentra dentro de los servicios de telecomunicaciones que son de interés de la Nación (arts. 2 y 3 de la Ley 19.798).
Todos sabemos que leer mensajes privados, independientemente del formato en que se encuentren, constituye una violación a la privacidad e intimidad. Este fallo nos demuestra que entrar a una cuenta privada de Facebook es entendido de la misma manera que ingresar a un correo electrónico, considerado un delito penado por la ley argentina. Si bien no se detalla específicamente, se concibe como «equiparable», ya que uno y otro requieren de una autenticación para su ingreso, en este caso, un usuario y una contraseña.
No caben dudas de que esta medida generó controversia en el ámbito judicial, no pudiéndose determinar en principio si correspondía la intervención del fuero contravencional local o penal federal.Finalmente, se resolvió que este último tomara parte encargándose a partir de ahora de investigar estas denuncias que, según lo establece la mencionada ley, pueden recibir una pena de prisión de 15 días a 6 meses para quienes abran o accedan indebidamente una comunicación electrónica o dato informático de acceso restringido, extendiéndose a un año si se prueba que el responsable le da difusión al contenido a través de un tercero.
Una vez más, estos casos permiten ubicar en el centro de la escena nuestro rol como peritos informáticos forenses a la hora de esclarecer este tipo de ilícitos en donde la tecnología y / o la informática se encuentran cuestionadas. Por eso, resulta fundamental conocer cómo se preservan los correos electrónicos y chats para ser utilizados como prueba digital; y cómo los profesionales del derecho pueden colaborar con nuestra tarea para asegurar su validez probatoria, haciendo que la prueba no se encuentre viciada, y por ende quede sin efecto.
Por medio de la utilización de distintas técnicas forenses, podemos conocer la actividad que existió en la computadora a través de la cual se ingresó al correo electrónico, chat o red social; encontrar registros, rastros, pruebas; y reconstruir lo que se haya hecho con el equipo. De esta manera, ayudamos a llegar a saber quién cometió el delito, actuando en conjunto con los profesionales de la Justicia y colaborando para encontrar la prueba que permita demostrar lo ocurrido.En esta tarea, resulta fundamental el actuar de los profesionales del derecho guiando la investigación que se debe llevar adelante, haciéndonos entender qué se quiere buscar, la actividad que se quiere probar, y que nos proporcionen las palabras, frases, e indicios claves, para hacer con efectividad nuestro trabajo.
También, es útil recordar que, sin la intervención del perito informático forense para encontrar la evidencia que permita resolver el caso, garantizar la correcta recolección de las pruebas digitales, y el procedimiento de resguardo de la prueba informática, una causa judicial puede caerse o quedar sin efecto.
Por esto, un tema crucial en esta ciencia es la cadena de custodia. Esta nos informa el lugar de donde se retira la información, la hora de la extracción, y por quiénes pasó hasta llegar a nuestras manos; en definitiva, por dónde pasó la prueba y qué se realizó con ella. Asimismo, nunca va a garantizar la no alterabilidad de la prueba, pero sí en qué momento fue adulterada y por quién. Por eso, en caso de no tenerla, es sumamente aconsejable que los profesionales del derecho soliciten su inicio.
Una vez más, como especialistas, debemos reconocer que nos encontramos ante el dilema de que, sin una correcta utilización de las buenas prácticas que nos guían como peritos o sin el respaldo legal que englobe todas estas acciones, se puede dar lugar a que se cometan errores que vicien de nulidad algo que a posteriori puede ser utilizado como prueba.
Entonces, aquí se nos plantea un nuevo interrogante: ¿cómo evolucionarán este tipo de situaciones tan poco claras para el marco regulatorio y la jurisprudencia actual?
Si bien -paulatinamente- la Justicia ha ido considerando a los medios tecnológicos como parte del proceso judicial a la hora de resolver delitos de todo tipo (y el fallo más arriba citado es prueba de ello), esta situación no se ha visto acompañada por cambios significativos en las ciencias jurídicas y en la teoría procesal.Por ello, actualmente, la prueba o evidencia digital presenta algunos inconvenientes a la hora de demostrar, con la tecnología o a través de ella, algún delito cometido, o echar luz acerca de él.
La legislación argentina ha avanzado de forma parcial y fragmentaria en la incorporación del fenómeno tecnológico. Los pasos que ha dado hasta ahora no les han permitido a los operadores del derecho moverse con certezas al momento de las decisiones judiciales que implican hechos tecnológicos.
Si bien la Ley 26.388, sancionada en el año 2008, permitió modificar el Código Penal incorporando los «delitos informáticos» (considerados como tales la distribución y tenencia, con fines de distribución, de pornografía infantil; la violación del correo electrónico; el acceso ilegítimo a sistemas informáticos; el daño informático y la distribución de virus; el daño informático agravado e interrupción de comunicaciones), lo que significó un paso importantísimo en el ámbito judicial; debemos reconocer que, en los tiempos que corre n, no ha evolucionado al ritmo del crecimiento de la tecnología y los medios digitales.

Autor. Pablo Rodríguez Romeo*
*Pablo Rodríguez Romeo: Ingeniero en Informática. Posgraduado en Seguridad Informática. Magíster en Liderazgo y Gestión Tecnológica. Especializado en Informática Forense e Integración de Tecnología. Perito y Consultor Técnico Informático en el Poder Judicial de la Nación y de la Provincia de Buenos Aires, en los fueros Civil, Comercial, Laboral y Penal. Perito Informático de Parte. Orador en jornada
Fecha: 16/02/2016
Fuente: http://www.editorialjuris.com/docLeer.php?idDoctrina=253&texto

miércoles, 10 de febrero de 2016

VIDEO: “A UN AÑO DEL FALLO RODRÍGUEZ C. GOOGLE” Publicado el 6/11/2015 Mesa de trabajo organizada por ADC (Asociación por los Derechos Civiles)



Publicado el 6 nov. 2015
Mesa de trabajo organizada por ADC (Asociación por los Derechos Civiles) 
www.adc.org.ar

Reflexiones “A un año del fallo Rodríguez c. Google”
26/10/2015 
Salón Vélez Sarsfield, Facultad de Derecho, Universidad de Buenos Aires.

El objetivo del workshop fue organizar un debate público sobre el caso María Belén Rodríguez y la actualidad de los intermediarios de Internet a un año del precedente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.
El evento fue transmitido vía streaming.
Evento principal disponible en: https://youtu.be/-XGx9FdmNNE
Debate disponible en: https://youtu.be/ZB2_lJPWTMk
Principios de Manila: https://www.manilaprinciples.org/es

Compartimos el audio de la mesa de expositores y los invitamos a dejar sus comentarios.

Expositores:

- Eduardo Molina Quiroga 00:00:00 - 00:12:00

- Andrés Gil Domínguez 00:12:00 - 00:28:10

- Esteban Ruiz Martínez 00:28:36 - 00:49:28

- Eduardo Bertoni 00:49:50 - 01:07:50

- Fernando Tomeo 01:08:30 - 01:14:57

- Enrique Chaparro 01:15:10 - 01:29:40

- María Baudino 01:29:55 - 01:42:09

El 28 de octubre de 2014 la Corte Suprema de Justicia dictó un fallo en el que determinó que “no corresponde juzgar la eventual responsabilidad de los “motores de búsqueda” de acuerdo a las normas que establecen una responsabilidad objetiva”, sino “a la luz de la responsabilidad subjetiva”. Dicha decisión tendría su origen en la demanda de daños y perjuicios entablada en contra de Google Inc. y Yahoo de Argentina SRL, en la que se les reclamaba el uso comercial y no autorizado de la imagen de la parte actora, quien además sostenía que se habían avasallado sus derechos personalísimos al habérsele vinculado a determinadas páginas de Internet de contenido erótico y/o pornográfico. 
En su fallo, la Corte Suprema exoneró en definitiva de cualquier responsabilidad a las empresas. La Corte dijo que, según deduce del derecho comparado, los “buscadores no tienen la obligación general de monitorear los contenidos que se suben a la red y que son proveídos por los responsables de cada una de las páginas de la red” y que “sobre esa base son irresponsables por esos contenidos que no han creado”. 
Finalmente, La Corte Suprema resolvió que no es posible obligar a los buscadores a fijar filtros o bloqueos de vinculación para el futuro, en atención a que ello equivaldría a una censura previa proscrita por el artículo 13 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, principio que sólo podría ceder en “supuestos absolutamente excepcionales.”
Este caso surge en un contexto de creciente judicialización de causas vinculadas a esta temática, una proliferación de medidas cautelares que ordenan la eliminación de algunos resultados de los buscadores y el reconocimiento en algunos casos de responsabilidad civil de los buscadores.
www.adc.org.ar

Fuente: https://www.youtube.com/watch?time_continue=295&v=b71hsyIoLHM

Entradas populares

MI LISTA DE BLOG DE DERECHO INFORMÁTICO

SI QUIEREN PUBLICAR EN LA REVISTA DIGITAL ELDERECHOINFORMATICO.COM ESTOS SON LOS REQUISITOS:

Red Iberoamericana ELDERECHOINFORMATICO.COM
Se encuentra siempre abierto a la comunidad a los interesados en publicar en la próxima edición de la REVISTA DIGITAL ELDERECHOINFORMATICO.COM
Si todavía no conocen la revista, pueden acceder a ver todas las ediciones online (22 números editados) haciendo un click aquí:(http://issuu.com/elderechoinformatico.com )
Y si quieren publicar alguna nota, solo deben enviar un correo electrónico a info@elderechoinformatico.com

con los siguientes requisitos formales:
Formato:
EXTENSIÓN: NO MÁS DE 4/5 HOJAS A4
Fuente Arial 12
Interlineado 1.5
margenes 3 cm Foto de buena resolución del autor y breve resumen de su bio.
Director: Abog.Guillermo M. Zamora

QUIEN ES EL EDITOR DE ESTE BLOG:

La idea de este blog, es poder recopilar noticias, fallos, normativa, anteproyectos, libros, revistas, congresos y jornadas, postgrados, consejos legales, recomendaciones, videos, campañas y cualquier otro tipo de información sobre el Derecho Informático y Nuevas Tecnologías en la República Argentina.

Gonzalo Jeangeorges picture

Soy Abogado matriculado en Rosario (1999) Escribano (2006) Y ahora Mediador (2009) prejudicial (2013).
Mi Estudio Jurídico esta, ubicado en la calle Italia 1607 P.B.de la ciudad de Rosario, donde ejerzo la abogacía.
Me capacité con distintos cursos y jornadas en el Derecho Informático y Nuevas Tecnología, Contratos Informáticos, Delitos Informáticos Ley 26388. Asesoramiento Legal de Páginas Web, Propiedad Intelectual del Software. Protección de Datos Personales en Bases de Datos. Conflictos de Marcas y Nombres de Dominio, Comercio Electrónico e cualquier problema legal en Internet.
Tengo experiencia profesional como Abogado en Sucesiones y Divorcios, Exequatur, Siniestros y Jubilaciones y Pensiones, Cobranzas, Alquileres y Desalojos.
Ofrezco desde el año 2000 mis servicios desde el sitio www.abogadosrosarinos.com  Portal jurídico de Rosario que atiende consultas en línea, gestoría y diligencias.
Y administró un blog donde se recopilán noticias sobre Derecho Informático y Nuevas Tecnologías: http://derechoinformaticoynuevastecnologias.blogspot.com.ar  y tengo experiencia en los siguientes servicios:
- Asesoró legamente Sitio Web en temas de Dominios, Derecho de Autor, Marcas, Registración de Bases de Datos personales, como ser : Cajaforense.com , Dattatec.com , Doing.com.ar , Canalla.com , Dominiofull.com , Regisoft.com.ar , Monseiurjonk.com.ar , Grupophi.com.arm , Accesofree.com , 2studio.com.ar , Elojocreativo.com.ar , Fullciudad.com.ar , Artgraph.com.ar , Neodynamic.com .
- Trabajo Freelance en el diseño de Blog, como los siguientes: http://consejoslegalesweb.blogspot.com Consejos Legales para Páginas Web-Blogs en la Argentina http://auditorialegalweb.blogspot.com Auditoría Legal Web de la Argentina ESTA ES LA FORMA DE CONTACTO CONMIGO: 
Oficina: Zeballos 1973 Piso 6 Oficina 1º Rosario, Provincia de Santa Fe
Tel. (0341) 6795483 
Cel.(0341) 155008328 (Whatsapp)
Fanpage en Facebook: Dr Gonzalo Jeangeorges

FORMULARIO DE CONTACTO C/ABOGADO ESPECIALISTA EN ARGENTINA

foxyform